noviembre 29, 2022

 

INICIA UNA NUEVA ETAPA PARA LOS QUINTANARROENSES

 

 

 

 

Ha comenzado una nueva etapa política y social en Quintana Roo, con la toma de protesta de Mara Lezama Espinosa en el recinto legislativo como gobernadora constitucional. Con el compromiso de trabajar por un cambio para terminar con las malas prácticas de un sistema de que para muchos no fue suficiente, Mara Lezama se comprometió a emprender un gobierno basado en los principios de la Cuarta Transformación de no robar, no mentir y traicionar al pueblo. En donde su administración será de estricto respeto a la honestidad y de paridad de género, respeto a los derechos humanos, a las comunidades, así como al régimen de usos y costumbres, siempre y cuando no se viole la ley.

 

En los discursos dados por la primera mujer en gobernar el estado asevera que en caso de que alguno de sus funcionarios incurra en algún acto de corrupción, se actuará con la rigorosa aplicación de la ley. Lo cierto es que sus colaboradores deberán de trabajar con esmero, eficiencia y honestidad para que puedan lograr la Cuarta Transformación lo cual hay que decirlo no es trabajo de una sola persona, sino también con acompañamiento del pueblo.

 

Sin duda el nuevo gobierno se enfrentara a muchos retos. Por ejemplo en el ámbito de seguridad, se enfrentara a un crecimiento delincuencial en las zonas urbanas, asociado con un fortalecimiento de la delincuencia de alto impacto. El estado, bajo el liderazgo del nuevo gobierno, debe avanzar en las acciones que permitan la consolidación de los avances en seguridad y reduzcan la capacidad de desestabilización de actores al margen de la ley. De igual manera quiero enfatizar en uno de los desafíos con mayor responsabilidad social que tendrá el próximo gobierno: la educación. Aquí y en china es fundamental lograr una mayor equidad en acceso y calidad, fortaleciendo los procesos de enseñanza y aprendizaje. Es prioritario garantizar el acceso de calidad educativa en todos los niveles y todas las regiones, teniendo en cuenta que esta es la mejor herramienta para luchar contra la pobreza y la desigualdad, dos de las mayores problemáticas que vive actualmente quintana roo.

 

En este panorama se entiende que el gobierno entrante debe navegar en aguas opuestas y encontrar medidas para ajustar las finanzas públicas, contener la inflación y generar mayores oportunidades de empleo, reducción de pobreza e incentivar la inversión extranjera. Es cierto, el nuevo gabinete estatal viene cargado de buenas energías, el ver caras nuevas nos da a muchos ciudadanos la esperanza de que será un buen gobierno, muchos jóvenes acompañaran a Mara Lezama en carteras de suma importancia y sin lugar a dudas esa será su carta de presentación ante la ciudadanía, de ellos dependerá su posible futuro político o la crucifixión de su carrera como servidores públicos.

 

Jóvenes como Karla Almanza, Irazú Sarabia May, Linda Cobos, Cristina Torres, Brigette Ortega entre otros traen una nueva forma de hacer política y una muy distinta definición de lo que es el servicio público, por lo que al menos en ellas existe una expectativa positiva para este inicio de gobierno morenista.

 

Pero OJO varios de los temas a los que se enfrentara el nuevo gobierno tendrán una relación directa con la nueva legislatura y sus diputados, pues los cambios estructurales que necesita mara Lezama, requieren en su mayoría ser tramitados por el congreso, bien como reformas constitucionales o como leyes. En este orden de ideas, en los próximos años veremos un congreso discutiendo reformas importantes en temas tributarios, de salud y educación, así como las reformas que ya se han puesto sobre la mesa al sistema de justicia, la procuraduría, la policía temas que hacen parte de la ambiciosa agenda de la gobernadora.

 

Hasta acá, los desafíos del nuevo gobierno son mayúsculos. Especialmente si tenemos en cuenta que la pobreza, el desempleo, la desigualdad, el hambre, la corrupción, la transición hacia energías limpias, y el fortalecimiento de la producción agrícola e industrial también son temas que se han puesto sobre la mesa del nuevo gobierno, y, si bien muchos de estos asuntos pueden trabajarse desde el ejecutivo, para crear cambios que perduren en el tiempo seguramente se requieran leyes que ahonden en estos asuntos, lo que implicará que el gobierno tendrá que escoger y priorizar las batallas a librar en el congreso. En fin, los retos que vienen no son desconocidos, ahí están esperando que alguien tome la batuta y los resuelva o al menos que se intente hacerlo. Tres meses prácticamente son los que quedan del año, con un presupuesto ya ejecutado en su mayoría y con el ejercicio fiscal cerrado, de esta manera las acciones que se emprenderán del nuevo gobierno las empezaremos a ver a inicios del 2023 por lo pronto lo único que podrán hacer es conocer sus nuevas oficinas, nombrar directores y jefes y recorrer las instalaciones para que llegado el siguiente año ya tengan su plan de trabajo y ahora si el ciudadano empiece a ver los resultados que ha esperado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: