febrero 26, 2024

 

“Desde el cristal con que miro”
Por Miriam Chan

LA IMPORTANCIA DE LA MUJER EN LA ECONOMÍA

Las mujeres estamos destinadas a sostener el corazón del mundo en nuestras manos, a sostener la economía de los hogares, en su mayoría de las veces sin tener conocimientos básicos de economía (etimológicamente la palabra economía nace del concepto griego “oikos” cuyo significado era hogar, y posteriormente “oikonomía” que significa administración del hogar y cuya responsabilidad ha recaído en las mujeres). Sirva este antecedente para destacar la importancia de las féminas en el proceso productivo de este mundo globalizado, donde vivir en sociedad también implica que mujeres y hombres deben de trabajar para satisfacer sus necesidades básicas de los hogares.

Los derechos de las mujeres son iguales a los de los hombres. Así lo establecen los artículos 1 y 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: mujeres y hombres comparten los mismos derechos y libertades, y no existe distinción por cuestiones de sexo. Lamentablemente la desigualdad sigue siendo una realidad en diversos ámbitos; educativo, político, laboral, y qué decir el económico. Las mujeres contribuyen al crecimiento económico a través de la administración de los hogares, pero también lo hacen activamente desde las granjas, empresas, como empleadoras, empleadas, cuidadoras domésticas o del hogar NO renumeradas.

A pesar de su importante contribución en la economía, las mujeres siguen sufriendo de manera desproporcionada pobreza y discriminación de género, tan solo referirse a ellas como el “sexo débil” es una ofensa que lacera y violenta sus derechos de igualdad.  Asimismo la explotación laboral con trabajos de mucha responsabilidad pero mal renumerados por el simple hecho de ser MUJER.

En pleno siglo XXl, después de tantas luchas, la desigualdad persiste, a pesar de las aportaciones de mujeres mundialmente reconocidas como Clara Campoamor, quien luchó por la igualdad, el sufragio femenino, el divorcio, emancipación de la mujer; Marie Gouze, escritora francesa luchadora por la igualdad, contra la esclavitud y a favor de los derechos de las mujeres; la mexicana Elvira Trueba Coronel, quien con su lucha siempre buscó que las mujeres gozaran de los mismos derechos laborales que los hombres. Hoy las mujeres aún tienen pocas o nulas oportunidades de participar en las políticas públicas para el desarrollo económico, de acuerdo a la ONU. Un factor preponderante es que el grueso de las tareas domésticas aún recae en las mujeres, en consecuencia suelen tener poco tiempo libre para el aprovechamiento de las oportunidades económicas.

También hay que reconocer que en el mundo, México y, por supuesto, en Quintana Roo, se han realizado esfuerzos para alcanzar la igualdad de género, sin embargo, es claro que las mujeres siguen teniendo menor participación en la vida pública en comparación con los hombres, en cuanto espacios para ocupar cargos públicos y políticos, esto pese a que actualmente el estado de Quintana Roo es gobernado por una mujer, María Elena Hermelinda Lezama Espinosa, quien en el Día Internacional de la Mujer, afirmó que la lucha para tener los mismo derechos que los hombres “durará hasta que la igualdad se haga costumbre”. Hoy seguimos rezagadas.

Amable lector, “DESDE EL CRISTAL CON QUE MIRO”, espero sirva esta primera opinión periodística para puntualizar que la brecha aún es muy grande, y que mientras no se respeten los derechos de género, las mujeres seguirán siendo laceradas, golpeadas, ultrajadas, violentadas, amenazadas e incluso asesinadas, de ahí el llamamiento a los gobiernos, movimientos activistas y al sector privado para unir esfuerzos por un mundo equitativo e igualitario.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *