septiembre 26, 2022

El desconocimiento y miedo siguen siendo obstáculos para que la mujer le apueste al emprendimiento

 

 

La falta de financiamiento y el miedo al fracaso son las principales barreras que tienen las mujeres para emprender según datos del instituto nacional de estadística, geografía e informática (INEGI); Sin embargo también el desconocimiento de programas enfocados a la mujer y la nuevas tecnologías son parte del problema reconoció, Karla Almanza López presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias (AMMEX) capitulo Chetumal.

La representante de la mujeres empresarias en la capital del estado señaló que si bien el número de mujeres que apuestan a invertir en su propio negocio va en aumento aún existe cierto temor por realizarlo, es por ello que en breve  y a través de la AMMEX se iniciaran con talleres enfocados a las mujeres que deseen emprender su propio negocio dándoles a conocer las principales herramientas que necesitan para llevarlo a cabo.

Almanza López dijo que dentro de estas herramientas tendrán cursos de capacitación sobre nuevas tecnologías, tramites del SAT, fuentes de financiamiento y liderazgo con lo cual se buscara incentivar a todas aquellas mujeres que por diversas cuestiones tienen temor o dudas sobre emprender un negocio. Y es que en Chetumal 6 de cada 10 mujeres se avientan a iniciar un negocio. Cabe señalar que datos del INEGI indican que el 73% de los hombres inicia la aventura emprendedora con amigos, familiares o colegas, mientras que el porcentaje de mujeres que deciden hacerlo con estas personas es de 32%. Sin embargo en cuanto a los créditos que solicitan para iniciar un negocio son las mujeres quienes en un 99% liquidan sus préstamos.

Además de las dificultades que enfrentan las mujeres para iniciar en el emprendimiento también está la vinculación al cuidado de su familia e hijos, los hombres opinan que ellas también deben de superar su falta de seguridad en sí mismas y su aversión al riesgo para poder crear, operar y expandir su negocio, “el ser madres solteras ha sido también como un obstáculo para que ellas se animen a abrir su propio negocio”, expreso Almanza López.

Apuntó que el acceso al financiamiento inteligente acompañado de asesoría, contar con información para identificar qué tipo de financiamiento se adecúa más a su perfil y tener acceso a modelos de trabajo flexibles, son algunos de los retos que tienen como asociación para poder impulsar al sector femenino y con ello seguir sumando a mas emprendedoras a la AMMEX. “Tenemos que comenzar con el querer emprender y para ello se tiene que generar la confianza en que una misma puede generar los ingresos que se necesita para sobrevivir y hacer crecer tu proyecto”.

Afirmó que lo primordial es tomar la decisión y no tener miedo ya que emprender es como cualquier otra aventura que hay que intentar hasta que se logre, no desanimarse, capacitarse para no improvisar y hacerlo lo mejor posible. Asimismo invitó a las mujeres jóvenes que ya están en el camino a no desanimarse y confiar en sus ideas y su potencial como emprendedoras.

Karla Almanza López reconoció que hoy las mujeres empresarias son resilientes ante esta nueva época y se han logrado mantener generando empleos que fortalecen a Quintana Roo y a México. Destacó que el INEGI destaca que la tasa de participación económica de las mujeres creció 15.7 puntos porcentuales en los últimos 10 años, pasando del 33.3% en 2010 al 49.0% en el 2020 y para este 2022 el porcentaje está tendiendo a subir siempre y cuando se terminen de romper las barreras que se auto ponen algunas mujeres para animarse a emprender.

Por su parte el presidente del Consejo Coordinador Empresarial en Chetumal, Eloy Quintal Jiménez dijo que en la actualidad en México de cada cinco pequeñas y medianas empresas que se abren tres están lideradas por mujeres lo que deja ver que este sector cada vez está siendo más participativo en el área de negocios y emprendedurismo. Añadió que la participación de mujeres empresarias está cada vez más cerca de ser igual que los hombres, incluso en países de América Latina como Ecuador y Panamá hay mayor participación de mujeres que de hombres.

De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020, en México hay 64 millones 540 mil 634 mujeres. Esto significa que ellas son el 51.2 por ciento de la población total del país. Sin embargo, esta ligera mayoría no se ve reflejada en la cantidad de mujeres que son dueñas de un negocio propio. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en sus Censos Económicos se documentó que en el país hay 6 millones 373 mil 169 negocios. De ese gran total, sólo el 36.6 por ciento son propiedad de una mujer, el porcentaje es aceptable pero podría subir más siempre y cuando la mujer se decida a emprender.

Quintal Jiménez expuso que cuando las empresas tienen por lo menos un 30% de mujeres entre su plantilla, pueden aumentar hasta un 6% su margen neto e incluso más si son ellas las creadoras de los negocios, agregó que la inclusión de las mujeres en los negocios es un imperativo para el desarrollo económico y social, sobre todo en estos momentos de crisis vivido por la pandemia, por lo que es importante trabajar en una mayor inclusión y sobre todo, promover el emprendimiento femenino.

 

Un dato interesante que aporta la AMMEX es que a pesar de que las empresas lideradas por mujeres suelen ser menos tecnológicas e industriales, 17.8% de ellas ofrecen productos o servicios únicos en el mercado, algo que las hace las más innovadoras. Aunque en los últimos años se ha hecho un esfuerzo importante para disminuir la brecha de género en el sector empresarial, la realidad es que aún son muchos los obstáculos que tienen que enfrentar las mujeres para participar de forma equitativa en el mercado laboral y en el mundo empresarial.

 

Quintal Jiménez reconoció que cada vez son más mujeres las que emprenden un negocio en la entidad pero desafortunadamente es muy grande la cantidad de estas que se desempeñan en la informalidad; aunque todavía no hay cifras exactas. En ese sentido, detalló que, han identificado que la principal causa de que las mujeres no formalicen sus negocios es porque hay una falta de información sobre los procesos que deben llevar a cabo, y de los beneficios que pueden tener; esto aunado a que muchas “le tienen pánico a los tramites ante el SAT”.

 

“Es una situación seria que se debe atender; entre más seamos va a impactar en el desarrollo económico de nuestro estado y de las mismas empresarias. He visto que hay una falta de información y educación financiera aunado que en algunos lados los procesos para acceder a un redito son muy largos, y la verdad es que muchas mujeres se quedan a la mitad de ellos .Emprender no es fácil y no cualquiera puede hacerlo, ni estar listo para correr el riesgo, es importante decirlo”, expresó.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: