UNA PAPA CALIENTE EL TEMA DE LA MARIHUANA

PUNTO EXACTO

POR JULIAN PUENTE

 

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aprobó una declaración de inconstitucionalidad de la ley que prohíbe el consumo de la marihuana con fines recreativos. Con el levantamiento de la prohibición por parte de la SCJN, los mexicanos que pidan un permiso podrán consumir marihuana de forma legal, bajo ciertas restricciones. Sin embargo es un tema que necesitara un análisis profundo por parte de los congresos de los estados quienes a final de cuentas decidirán las formas que permitan que este hecho no se descontrole. El consumo de drogas en México y sobre todo en los destinos turísticos se caracteriza por la reducción de la edad de inicio a esos productos e incremento de la población femenina que recurre a ellas. La marihuana es la droga ilícita más consumida, sobre todo en jóvenes, constituyendo el primer paso para usar otras.

 

El permiso para cultivar y consumir marihuana tramitará ahora ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), organismo de la Secretaría de Salud. Solo podrán solicitarlo adultos y para los efectos de: adquisición, siembra, cultivo, cosecha, preparación, posesión y transporte de marihuana. En pocas palabras lo que la SCJN aprobó solo significa que quienes quieran consumir con carácter lúdico la marihuana ya van a poder tramitar estos permisos ante la Cofepris, Pero el Código Penal Federal no fue tocado, así que quien no cuente con esas autorizaciones sanitarias igual estará delinquiendo. Tampoco es materia de la Corte la regularización, esa le toca al Congreso que ya bastante se ha atorado en el tema.

 

Hagamos un poco de historia sobre el tema ya que desde 1961, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes ha limitado el uso de cannabis para propósitos médicos y científicos pero a partir de 1988 se recomendó que la producción, distribución, posesión o compra de la marihuana fuera ilegal. Hace ya algunos años, países como Australia, Holanda, Portugal, España y 16 estados de los Estados Unidos comenzaron en mayor o menor medida a debilitar esta prohibición. A finales del año pasado, Uruguay se convierte en el primer país en legalizarla y, a partir de esta decisión, otros como México y Puerto Rico comenzaron a reexaminar su posición, aunque aún no es claro si buscarán la legalización o la despenalización.

 

A la interrogante de quiénes se interesan en la legalización de las drogas en general, la respuesta es: los que creen sinceramente que la legalización acabaría con el narcotráfico y con los delitos que provoca, los defensores del derecho individual a decidir si se consume o no, los que aceptan que las drogas actualmente ilegales “no son tan malas como se ha dicho”; pero para muchos la legalización de la marihuana no es la solución para eliminar o disminuir lo antes mencionado, por el contrario, su implementación implicaría un desarrollo deficiente de la juventud, rezagos sociales, un capital humano poco productivo y un menor potencial de crecimiento en el mañana. La meta no puede ser la erradicación total de la adicción a esa hierba, sino su control epidemiológico para que deje de ser un problema de salud pública.

 

Lo cierto es que especialistas en adicciones afirman que la legalización puede enviar el mensaje erróneo de que consumir marihuana no representa riesgos, lo cual a su vez puede generar la percepción equivocada de seguridad y fomento del consumo. Si bien se desconoce si la legalización incrementaría el número de personas adictas, su posible legalización representaría también la necesidad de realizar estudios para identificar el potencial impacto en la demanda y determinar una oferta de servicios de salud congruentes con estos cambios. Evidentemente la encrucijada tiene todavía más preguntas que respuestas, es indispensable que podamos plantearnos las preguntas correctas para aportar evidencia útil al debate.

 

 

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: