YouTube asegura que la plataforma se convirtió en todo un pilar para que en tiempos de pandemia el mexicano se sintiera acompañado, conectado con otros, y hasta intentara hacer nuevas cosas.

En el nuevo reporte de cultura y tendencias sobre América Latina, YouTube destaca que 6 de cada diez mexicanos han buscado «sentirse conectado» con otros, a través de un video de YouTube. La cifra aumenta a 7 de cada diez si se trata solo de sentirse acompañado, es decir, usuarios que reproducen un video mientras hacen cualquier otra cosa.

Videos para sentirse en otros lugares

Hay un par de potenciales sesgos que hay que tomar en cuenta sobre los números. El reporte de cultura y tendencias del gigante de video está hecho con ayuda de información recabada por Ipsos MORI a través de una encuesta en línea, la cual fue hecha a personas entre 18 y 44 años. El primer limitante de los resultados es que desde luego se trata de población que tiene servicios de internet, y la segunda está en la edad.

YouTube además asegura que, de la muestra con las características detalladas, 92% ha visto alguna transmisión en vivo a través de YouTube en los últimos 12 meses, y todavía más interesante es que el 75% no considera que un contenido debe lucir «profesional» para que tenga valor, lo que podría ser un aliciente para que muchos potenciales creadores no se sientan rebasados por creer que un video debe forzosamente tener los más altos estándares técnicos.

 

De hecho, el consumo de los mexicanos refleja que hay demanda por contenido de comedia que se siente con poca producción, a decir de Karla Agis, gerente de cultura y tendencias para YouTube Latinoamérica. Canales que mezclan sketches y memes han ganado popularidad en los últimos 12 meses.

El 66% de los mexicanos entrevistados está de acuerdo con que un video que vieron les ayudó a sentirse como si estuvieran en un lugar diferente

La cuestión de videos que tengan menos producción pero son más personales también puede verse en el crecimiento de algunos canales que tienen que ver con, ejemplifica Agis, diarios de motociclistas que se graban mientras manejan y cuentan sus viajes. Se trata de una «informalidad» que ayuda a que los videos se sientan «auténticos».