LOS DESAFIOS ELECTORALES ANTE LA PANDEMIA

PUNTO EXACTO

POR JULIAN PUENTE

LOS DESAFIOS ELECTORALES ANTE LA PANDEMIA

Desde su aparición el coronavirus generó cambios en muchas de las áreas, algunas han sido mucho más visibles que otros, por ejemplo la educación, el comercio y el turismo fueron impactados de manera considerable, transformándose casi por completo la forma en la que hasta ahora habían sido concebidos. La llegada de las campañas y elecciones con las fechas programadas se acerquen evidenciará cómo es que la distancia social, la ausencia de contacto personal y el incremento del uso de tecnología pueden intervenir en uno de los rubros más importantes de la política que son las campañas. Lo cierto es que iniciamos el año 2021 con un cúmulo de preocupaciones y grandes contrastes en el ambiente político, social y económico. Al igual que el 2020 que recién terminó, este año comienza con un panorama interno y externo como pocas veces se había visto, sobre todo en la cuestión política y económica. Es un arranque de año en el que la población deposita mucha de su esperanza en que las autoridades logren controlar la pandemia por el COVID-19, que se ha expandido con los contagios.

Ante lo9 anterior, cabe añadir que este año será de elecciones intermedias, que han sido calificadas como históricas, sobre todo porque el futuro inmediato de la 4t esta en juego al renovarse los espacios federales, es decir, a MORENA hablando de AMLO no le interesa a quien postulen para diputado local o presidente municipal, sus ojos están en los escaños federales, es por ello que para este proceso electoral muchos candidatos tendrán su mejor posicionamiento si saben manejar correctamente su campaña política en redes y medios digitales. Hoy existen varios factores que están obligando a los partidos y desde luego a sus candidatos a que ´ropongan y hagan cosas diferentes, por ejemplo uno de ellos es la pandemia, lógicamente es uno de los principales factores, el cual no solo obliga a cambiar de estrategias, sino a cuidar el despilfarro de recursos. Otro factor son las redes sociales como Facebook o Instagram, las cuales han demostrado que son determinantes al momento de comunicar, informar y posicionar candidatos y otro factor creo seria la misma sociedad,  pues la gente ya está cansada de ver a los mismos de siempre a los cuales se les nota desde lejos su preocupación únicamente por el hueso, es decir el poder po9r el poder.

En México hay 86.5 millones de usuarios de teléfonos celulares según encuestas realizadas por el INEGI, el cual es su principal medio para la conexión a Internet (95%). Sobresale que 90.7% de los usuarios de Internet lo utilizan para obtención de información. Partiendo de los datos anteriores, la información que circula en redes sociales tiene un impacto significativo entre la población mexicana. Hablando de elecciones, la presidencial de 2018 fue la primera en la que dichas plataformas jugaron un papel real en un proceso de sufragio en México. Es cierto que, en tiempos de pandemia en los que las visitas a casas y mercados, besos a los niños, mítines y, en general, el contacto directo con la población, será bastante limitado, los medios de comunicación y las redes sociales asumen un rol protagónico, tornándose en los intermediarios fundamentales para que los candidatos seduzcan a los electores y los convenzan de votar por ellos. Es cierto que, en tiempos de pandemia en los que las visitas a casas y mercados, besos a los niños, mítines y, en general, el contacto directo con la población, será bastante limitado, los medios de comunicación y las redes sociales asumen un rol protagónico, tornándose en los intermediarios fundamentales para que los candidatos seduzcan a los electores y los convenzan de votar por ellos.

Sin duda, estas campañas potencializarán el uso de internet, así como de plataformas, aplicaciones y sistemas digitales, pero debemos recordar que, desde antes de la pandemia, la forma de comunicarnos iba en esta dirección y, desde luego, esta tendencia incluía a las campañas electorales. Las actividades proselitistas tan habituales en las calles han migrado paulatinamente a las redes sociales, lo que se vislumbró con claridad durante las elecciones de 2018 cuando se desplegaron estrategias de comunicación digital que fueron más efectivas en cobertura y difusión de mensajes, además de estrechar el contacto con la ciudadanía mediante contenidos audiovisuales más atractivos, innovadores y mejor segmentados para determinada población objetivo.

Definitivamente en este 2021 las campañas electorales no pueden ser como las conocemos. Las estrategias de promoción y defensa del voto de los partidos tiene que ser distinta. La publicidad, tiene que estar sujeta a las medidas sanitarias aún vigentes por la pandemia. Por salud y por congruencia tenemos que ver campañas muy diferentes.

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: