PUNTO EXACTO POR JULIAN PUENTE

No abusen de las redes.

Me molestan aquellos políticos que nunca antes en su cómoda vida se habían preocupado por la impunidad, corrupción, abandono y demás situaciones que vivimos los ciudadanos comunes y corrientes a diario; pero ahora como por arte de magia han descubierto que denunciar cualquier anomalía en redes sociales es la solución. La gente ya no es tonta y sabe que se acercan tiempos electorales y por lo consiguiente muchos andan buscando hueso, aclaro no todos pero si hay un buen numero que solo para cuando hay elecciones se acuerdan que la lámpara de su calle no sirve o que hace falta pintar guarniciones.

En redes sociales hemos sido testigos de cómo diferentes actores políticos han hecho su aparición para mostrar una hipócrita caridad, desde cierto presidente municipal que comenzó a repartir mandiles, así como el que se puso a llevar despensas en plena pandemia en zonas que por años han estado abandonadas. Todas estas actividades pueden ser un paliativo, pero lo que no es congruente, es que estos políticos de alto nivel actúen como una gallina que acaba de poner un huevo, sus dádivas no representan ningún sacrificio para su bolsillo. Salvo algunos casos contados, el uso que hacen los políticos y aspirantes a algún cargo en estos tiempos de las redes sociales es oportunista. Las estrategias de corto plazo articuladas en torno a las campañas electorales no son el mejor método para construir buenas relaciones sociales en la red. El periodo en el que las redes sociales son más importantes para los candidatos, es durante las campañas. Generalmente, algunos políticos se abren perfiles en redes durante esta etapa, quizá un blog, para exponer sus ideas de manera detallada y su mensaje se refuerza, cuando ya están cerca las elecciones. Pero justo después existe un abandono después de este proceso.

Muchos ven lo anterior, como “oportunismo electoral”, cuando los internautas son bien exigentes, son conscientes de esta situación y detectan el uso propagandístico que se le dan a las redes sociales y las plataformas digitales en general, por ello existe un rechazo a este tipo de personajes. Lo cierto es que no hay garantía de que los ciudadanos se sientan satisfechos cuando a todas luces, el ego y la soberbia de quienes gobiernan los desconectan de la realidad porque se niegan a ver, escuchar y sentir lo que vive y sufre la mayoría de los ciudadanos quienes al ver acciones en plataformas como Facebook e Instagram donde esos “políticos” están barriendo calles o plantando un árbol lejos de generar empatía les causa risa y hasta molestia ya que muchos llegan a pensar que se están burlando del pueblo. No importa que tengan buenas ideas o intenciones nobles, enmuchas ocasiones la soberbia los acaba y aniquila la esperanza conforme se convierten en aquello que tanto criticaban o que pregonaban en redes sociales.

Actualmente ya no es necesario que el candidato de un partido sea mejor analista, gestor o estratega que su rival político, ahora es necesario que las imágenes de campaña transmitan una idea, un sueño, un cambio o una continuidad; y en esta nueva lucha se ven muy activos a políticos vinculados con varios partidos políticos, algunos de ellos que se pensaban estaban ya retirados, y otros que actualmente tienen un encargo, del cual se están aprovechando para hacerse pasar como benefactores del pueblo. Sin embargo, muchas de estas figuras están cayendo en el exceso, al posar para la foto haciendo actividades que antes no hacían y que de ganar o no ganar la elección interna de su partido y la constitucional, no volverán hacer. Esta actitud es considerada para muchos ciudadanos como una burla y una muy burda estrategia para explotar en redes sociales para pasar como personas muy interesadas en los problemas de la población, o bien que cumplen con el trabajo para los que fueron elegidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: