Boris Johnson impone el cierre de bares en Manchester a partir del viernes

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha impuesto este martes el nivel máximo de alerta por la COVID-19 en la ciudad de Mánchester, una decisión que ha tomado a pesar de la oposición del alcalde de la ciudad, Andy Burham.

La decisión, que entrará en vigor este viernes, implica el establecimiento de restricciones más estrictas en la ciudad. En primer lugar, los pubs y bares que no puedan operar como restaurantes tendrán que cerrar y los negocios que sí puedan seguir funcionando tendrán que atenerse al toque de queda nacional, que comienza a las 22:00 horas.

Además, se han restringido sustancialmente las reuniones sociales y las personas no podrán reunirse con amigos y familiares en interiores, en jardines privados y en gran parte de los espacios públicos, a menos que sean parte del mismo hogar o burbuja. Sí podrán celebrarse reuniones con amigos y familiares no convivientes o que no pertenezcan a la misma burbuja en grupos de máximo seis personas en parques, playas, jardines públicos o instalaciones deportivas.

Por otro lado, las autoridades sanitarias británicas han confirmado este martes que se han constatado 241 nuevas víctimas mortales a causa de la COVID-19 en las últimas 24 horas, el número más alto desde que comenzó la segunda ola de contagios. En cuanto a los nuevos casos, se han registrado 21 330 durante esta jornada, que han elevado el número total hasta los 762 542.

FUENTE:

https://www.eitb.eus/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: