Punto exacto por Julian Puente: El Coronavirus aun acecha

El Coronavirus aun acecha

Hay una gran necesidad de reactivar el estado y el país, desde luego esta no es fortuita. Si
la vemos lejos del privilegio desde donde hay quienes podemos quedarnos en casa, nos
daremos cuenta que la realidad rebasa. Desde que inició esta nueva normalidad y con el
regreso a clases a distancias pareciera ser que la mayoría de la población se ha olvidado que
el virus aún existe y que está ahí afuera esperando a que nos descuidemos para atacar.
Decenas de personas en las calles sin cubre boca, transitando de una cuarentena agobiante a
creer o pensar que ya todo acabo, bajando la guardia y haciendo como que no pasa nada.
En ese sentido, “levantar” la cuarentena sirve para dejar de tener una presión social de
percepción de que salir a la calle está mal. En un país con profundas desigualdades, no
todos pueden tomar tales decisiones personales. Tendremos que adaptarnos porque no
tenemos las condiciones para que todo mundo lo haga y eso implica el seguir aplicando las
medidas preventivas que todos conocemos. Debemos ser conscientes y saber que el
coronavirus no se ha ido ni se irá, aunque las autoridades marquen semáforo amarillo o
verde no podemos circular por las calles como si nada, es importante en todo momento
traer cubre boca, usar en todo momento gel antibacterial, cada que toquen cualquier cosa
pónganse antibacterial, el coronavirus no cede, la gente desafía mortalmente al virus en las
calles al no protegerse, efectivamente es importante no salir de casa, pero, ¿Qué pasa con
los que tienen negocios y viven de ello y van al día?. Creo que es más importante que el
gobierno federal invierta en proyectos de salud que en proyectos de infraestructura, los
planes sociales del gobierno han marcado una economía baja para el país, los
comportamientos de austeridad originalmente no dejan nada bueno para el pueblo
mexicano, al menos ahorita, lo más importante es que toda la población mexicana acceda a
los hospitales para que tengan servicio médico aun y sin tener seguridad social.
Lo que estamos viviendo es bastante inédito, más allá del virus mismo y sus trágicas
consecuencias. La indisciplina es mundial y Quintana Roo tampoco tiene estratos. Gente
con y sin dinero, con educación y sin ella, se ve en los parques o sitios concurridos sin
protección. Es irritante encontrarse con personas que llevan el tapabocas colgando del
cuello. Su lenguaje corporal dice que son brutos. Es como si alguien muriera de sed con una
botella de agua en la mano. Los desobedientes no son solo los trabajadores informales que
tienen que usar la mascarilla todo el día. No es así. Es la rebeldía estúpida: a muchos
simplemente no les da la gana. Supongo que se creen indestructibles. ¿Quién debe morir en
tu vida para que uses el tapabocas? Van millones de muertos en el mundo y seguimos
contando. La gente inteligente respeta, no cree ciegamente en supuestas conspiraciones
mundiales para acabar con nuestra libertad por medio de un virus mortal. Individuos así son
los que menoscaban el futuro de todos porque se pasan la vida pensando siempre en sí
mismos.

“Si no se respeta el semáforo, habrá rebrote”, dijo en su momento Hugo López Gatell.
Advertencia que se da cuando tenemos hoy un presidente en campaña, recorriendo los
estados donde la pandemia está en su máxima expresión. Qué ejemplo a la ciudadanía
porque hay que ser claros, existen millones de personas en todo el país que siguen como
regla todo lo que dice y hace su presidente y esto puede desencadenar un rebrote y más
muertes para nuestro país. Así que el regreso a la nueva normalidad podría convertirse en el
regreso al nuevo caos, en el que todos hagamos lo que nos venga en gana. Regresamos a la
nueva normalidad cuando México está a punto de situarse en el séptimo lugar entre los
países con más muertes por el coronavirus, superando a Bélgica, aunque en número de
contagios estamos en el 16. Calles, playas y hasta parques colmados de gente sin tapabocas,
deportistas que corren y caminan sin los cuidados necesarios, son algunas de las cosas que
pensamos que no íbamos a volver a ver, por lo menos por un tiempo. Hay una reacción
humana incontrolable de salir y existe una necesidad clara de poder reencontrarse con otros
después de tantos momentos duros vividos.
El aislamiento es algo que tuvimos que hacer y que va en contra de la naturaleza social del
ser humano, es por ello que al escuchar “nueva normalidad y reactivación” lo primero que
venga a la mente es salir y pensar que el virus se ha ido cuando no es así.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: