CLASES A DISTANCIA PONENE EN LA LONA A LAS PAPELERÍAS

Chetumal.- Las papelerías de la zona rural viven un momento crítico, pues a pocos días de haber regresado a clases son pocos los negocios donde hay clientes y, por supuesto, ventas. No importa si tienen o no descuentos en útiles escolares o mochilas.

En un recorrido realizado por papelerías en las comunidades de la zona rural de Othón P. Blanco, la mayoría continúan cerradas, algunas de forma temporal y otras lo han hecho definitivamente, y únicamente en tres lugares se encontraron clientes, al menos de una a tres personas en las papelerías, en el resto sólo hay vendedores. Estos comercios ofrecen precios de mayoreo, pero no hay descuentos en la lista de útiles escolares.

Lo que sí hay son ventas casi nulas, en comparación con años anteriores, ya que la mayoría de estudiantes está reutilizando los útiles escolares que quedaron en el ciclo pasado. José Ek Suárez, propietario de la papelería y Multiservicios “Bytelectron”, aseguró que únicamente por la buena administración del negocio y el apoyo de parte de la Federación, quien les otorgó un crédito de 25 mil pesos, han podido sobrevivir a la pandemia.

Aunque las ventas se paralizaron por la pandemia, el cobro de impuestos por parte de las dependencias estatales y municipales no se detuvo. “El gobierno (federal) nos dio crédito de 25 mil pesos, pero muchos lo utilizaron para otros fines y ahí están los resultados, yo compré material, surtí la papelería y guardé algo de recursos para emergencia y conseguí otra fuente de ingreso para no pellizcarle a la papelería”, sostuvo.

Dijo que el “chiste” no es rematar los productos para tener ventas como los están haciendo las papelerías, sino organizar paquetes escolares económicos con descuento, “así sacas el material rezagado y además apoyas a la economía por la pandemia y crisis, y así no pierdes y recuperas la inversión rezagada”, explicó.

Ek Suárez reconoció que la pandemia lo obligó a tener disciplina, aprender y organizar gastos, improvisar medidas que prevengan estos casos y aprovechar bien la inversión del negocio. “Damos precio de mayoreo de lo que usted lleve, bueno por lista, se lleva la lista y va a llevar precio de mayoreo, no hemos vendido mucho, ahí va poco a poco la venta, no ve que no hay gente, no tienen dinero”, dijo el propietario.

En la mayoría de las papelerías los aparadores se encuentran surtidos de libretas de todo tipo como colores, plastilina y cuadernillos. Pero no hay clientes, son pocas las ventas, pese a que nunca cerraron a pesar de que el ciclo escolar se cerró de forma presencial. (Sipse.com)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: