BORGE DEJO UN LEGADO DE OBRAS INACABADAS O INSERVIBLES EN EL SUR DE Q. ROO

Chetumal.- En septiembre de 2014 iniciaron las obras de remodelación de la histórica y emblemática Avenida de los Héroes, en la que invirtieron 110 millones de pesos. Supuestamente los trabajos llevarían siete meses pero su conclusión se postergó dos años.

La intención era dar mayor atractivo al turismo en el discurso, pero no se añadieron elementos que inviten al turismo a visitarla. De hecho, la obra tuvo problemas con los servicios subterráneos y no resolvió el principal problema que inhibe la actividad económica en esa avenida, que es la falta de espacios de estacionamiento.

De acuerdo con la entonces Secretaría de Infraestructura y Transporte, se construyeron mil 200 metros lineales a base de concreto armado, desde la avenida 22 de Enero hasta el crucero de la calle Cristóbal Colón.

Aunque no se anunció al arranque de la obra, se instalaron 10 estatuas sobre las intersecciones de la remodelada avenida de los Héroes en la capital del estado, las cuales han causado comentarios negativos entre la ciudadanía por el alto costo de su elaboración, ya que según el entonces titular de la Secretaría de Infraestructura y Transporte, Fernando Escamilla Carrillo, tuvieron un costo total de tres millones de pesos.

Megaescultura

Con una inversión de 100 millones de pesos, la administración de Roberto Borge anunció en 2015 la construcción del Museo del Mestizaje, que sustituiría a la polémica megaescultura de la bahía de Chetumal, en la cual ya habían invertido más de 100 millones de pesos en gobiernos anteriores.

La escultura de Enrique Carvajal Díaz, mejor conocido como Sebastián, se comenzó a edificar en 2004, en el penúltimo año de la administración de Joaquín Hendricks Díaz, sin embargo, quedó inconclusa y abandonada por más de una década.

Esta megaescultura se encuentra sobre una pequeña isla a la que se llega a través de un muelle. El edificio comprende una estructura metálica de 70 metros de altura. La obra de Sebastián quedó en 90 por ciento de avance al terminar la administración de Roberto Borge Angulo.

La obra no se concluyó y nunca se realizó su equipamiento para ser un museo, y ahora que el gobierno federal ha decidido emplearla como oficinas de la Secretaría de Turismo se ha topado con el obstáculo que no tiene la certeza legal de la tierra para invertir en la adecuación del inmueble, que ha generado una inversión por arriba de 240 millones de pesos de recursos públicos hasta la fecha.

Hospital Oncológico

Fue el 17 de marzo de 2014, cuando el exgobernador Roberto Borge anunció la construcción del Hospital de Especialidades con Unidad de Oncología, en Chetumal, mediante una inversión de 600 millones de pesos.

Sin embargo, el contrato concedido en 2014 a la empresa Promotora NC para la construcción del Hospital Oncológico en Chetumal fue rescindido por el gobierno de Quintana Roo, luego de que se detectara una serie de irregularidades y pocos avances en la obra.

Borge Angulo asignó la construcción a la empresa Promotora NC S.A. de C.V. e inició trabajos en marzo del 2015, sin embargo, hasta octubre de 2016 se reportaba un avance de apenas 32 por ciento de la obra.

Se detectaron  irregularidades y sobrecostos por el orden de los 78 millones de pesos. El Hospital de Especialidad en Oncología de Chetumal, cuya inversión inicial programada fue de 335 millones 820 mil pesos, consta de una superficie de alrededor de ocho mil metros cuadrados, y pretende ofrecer servicios especializados en radioterapia a pacientes de Chetumal, Quintana Roo, así como de Belice y Guatemala.

Tras los análisis de la obra, la Secretaría de Salud detectó costos inflados de entre el 50 a 58 por ciento del total de la obra; encontró que Promotora NC no contaba con la experiencia necesaria para desarrollar una construcción de tal envergadura y mucho menos tratándose de un hospital que maneja radiación. Retrasos y deficiencias en la obra también fueron detectados.

Hospital Nicolás Bravo

El 11 de febrero de 2012, Roberto Borge Angulo anunció la puesta en marcha de la construcción del Hospital Comunitario en la alcaldía de Nicolás Bravo, en Othón P. Blanco, con una inversión de 12 millones de pesos en su primera etapa, en beneficio de unos tres mil 500 habitantes de la localidad y comunidades vecinas.

De manera global el hospital implicaba una inversión superior a los 30 millones de pesos y tendría servicios de urgencias y sala de expulsión, Centro de Equipos y Esterilización (Ceye), áreas de consulta externa con seis consultorios, farmacia, gobierno, administración, dirección, trabajo social, Seguro Popular, tres camas de recuperación, laboratorio y otras instalaciones.

La obra abarca dos mil 104 metros cuadrados de construcción, sin embargo concluyó la administración  2011-2016 y quedó inconclusa y abandonada, y apenas este año estaría por entrar en operaciones esta obra del sector salud, a más de ocho años de haber iniciado su edificación.

Este es el legado que dejó en materia de obra pública la administración de Borge Angulo en el sur de Quintana Roo: millonarios proyectos inacabados y obras cuestionadas por su alto costo que no generaron los beneficios prometidos a la ciudadanía. (Poresto.net)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: