HAY 14 INTERNOS DEL CERESO DE CHETUMAL SOSPECHOSOS DE COVID-19

Chetumal.- Hasta ayer eran 14 internos del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal sospechosos a COVID-19.

Fueron aislados en tres lugares diferentes para evitar mayores riesgos.

Este jueves tras el deceso del interno Andrés Uscanga Toledano, a causa de una enfermedad crónico degenerativa que desencadenó en paro cardio respiratorio, se realizaron pruebas rápidas en reclusos con afectaciones en el sistema respiratorio y temperatura corporal arriba de 38 grados.

Fueron 14 que presentaron sintomatología de COVID-19 y quedaron aislados.

Cinco fueron encerrados en el área de visita conyugal; seis en Psiquiatría; y tres permanecen en la enfermería.

Se les aplicará la prueba a fondo para confirmar si presentan el virus.

En tanto, permanecerán aislados del resto de la población del Cereso de Chetumal.

Solamente el doctor y el enfermero les atenderán.

Tras los tres recientes traslados de internos de Cancún, Playa del Carmen y Cozumel, el número incrementó a aproximadamente a mil 300.

Todos están temerosos de contraer la enfermedad, pues hubo contacto con los fallecidos, que al parecer fallecieron por complicaciones derivadas de COVID-19, trascendió al interior.

En menos de una semana han fallecido tres reclusos: Manuel Cutz, Leonardo Burgos y Andrés Uscanga Toledano.

Todas las actividades están suspendidas

El personal de custodia también implementó medidas más rigurosas de desinfección para combatir el SARS-CoV-2.

En esta cárcel ha habido dos casos de COVID-19 ya recuperados.

Las tres muertes reportadas fueron por enfermedades crónico degenerativas, según autoridades penitenciarias. (Fb. El vespertino del sureste)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: