AVIONES RESCATAN A PACIENTES DE COVID-19 EN PUEBLO DE AMAZONAS

BRASIL.- Los residentes de Santo Antônio do Içá se protegían del sol con sombrillas mientras esperaban ansiosamente que aterrizara un avión turbohélice en esta alejada localidad de la Amazonía brasileña.

A bordo del bimotor, el doctor Daniel Siquiera y la enfermera Janete Vieira se preparaban para la misión del día: el desalojo de dos pacientes del municipio de unos 22.000 habitantes. Debido a que el COVID-19 ha golpeado a su pequeña población, con casi 500 casos, el poblado tiene la mayor incidencia per cápita que cualquier municipio brasileño, según una compilación de datos oficiales del portal noticioso G1.

Las vidas de Sildomar Castelo Branco, de 89 años, y del alcalde del pueblo, Abraão Lasmar, estarían en manos de los trabajadores de salud hasta aterrizar en la capital estatal Manaos, a unos 880 kilómetros (550 millas) de distancia.

La escasamente poblada, pero extensa, región selvática está entre las más golpeadas de Brasil, con pueblos ribereños dispersos sin ninguna preparación para lidiar con el virus que se desplazó río arriba desde Manaos. Algunos pueblos no pueden rellenar tanques de oxígeno o no tienen ventiladores mecánicos, lo que obliga a los enfermeros a bombear aire a sus pulmones manualmente. Cuando sí tienen máquinas, frecuentemente dejan de funcionar debido a los apagones.

Muchos pacientes necesitan atención más especializada, así que deben esperar a que la aeronave los lleve a Manaos, el único lugar en el estado de 4 millones de habitantes que tiene unidades de cuidado intensivo completas. Mientras aguardan, su estado de salud empeora.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: