CON DRONES EXPLORAN CIUDADES PREHISPÁNICAS OCULTAS EN MICHOACÁN

MORELIA.- El investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)  explicó que Tingambato es una zona arqueológica que fue habitada entre el año Cero y el 900 d.C. por pobladores de la región y que en un momento fue contemporánea a Teotihuacan y después continuó en el periodo Epiclásico (650-900 d.C.)

Las más recientes investigaciones, señala Punzo, han contribuido a descubrir y confirmar que debajo de la ciudad había otras dos ciudades previas, pero que por algún motivo fueron enterradas, por lo que actualmente se encuentran a cerca de 4 metros de profundidad.

“En el año Cero hubo una primera aldea que fue destruida y encima se construyó otra gran plataforma que permaneció hasta el año 500 d.C., pero que también fue tapada y encima de ella se construyó otra gran ciudad, que es la que se puede visitar hoy en día”, declara.

Sin embargo, aún no cuentan con los datos de por qué se destruyeron las otras ciudades, aunque señala que sí cuentan con evidencias de que durante la tercera etapa “pareciera” que llegaron pobladores provenientes de lo que actualmente es el centro de México aproximadamente en el año 550 d.C., esto porque fueron encontrados elementos de Teotihuacan.

La Zona Arqueológica Tingambato se encuentra entre Uruapan y Pátzcuaro, sobre un terreno fértil, lleno de vegetación y hasta el momento sólo han sido exploradas alrededor de 100 hectáreas, pero su estudio no es fácil porque en algunas partes hay huertos de aguacate.

Entre la naturaleza

Ante las dificultades por la naturaleza, José Luis Punzo decidió investigar la Zona Arqueológica de Tingambato a partir de la utilización de las tecnologías Lidar (Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging) y drones.

“Los estudios se hacen con tecnologías Lidar y drones, son caras, pero si comparamos los resultados obtenidos con éstas y el tiempo y costo que tendríamos que tener si no la utilizáramos, nos daríamos cuenta que no son tan costosas”, sostiene.

Tingambato es una ciudad poco conocida, afirma el arqueólogo; sin embargo, desde 2014 es explorada con drones que portan equipos de fotografía, con los que se captan imágenes aéreas (ortofotografías), mismas que contribuyen a la generación de modelos tridimensionales.

Las ortofotografías contribuyen al registro de pirámides e incluso en procesos de excavación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: