PUNTO EXACTO: EL CORONAVIRUS Y SU LEGADO

PUNTO EXACTO

Por Julian Puente

EL CORONAVIRUS Y SU LEGADO

 

El Coronavirus marcará un antes y un después. Todos los sectores se han visto afectados por la crisis y pensar en el futuro inmediato es necesario. Después de que pase esta pandemia (la cual esperamos que sea pronto) nada será como antes, millones de personas desempleadas, comercios cerrados, encarecimiento de productos lo que nos debe poner a analizar lo que necesitamos hacer en un futuro próximo como ciudadanos, como padres, como políticos y como habitantes de este hermoso planeta.

En esta ocasión creo que esta frase “Todos somos iguales” está aplicando y está dejando ver en muchos lugares del mundo la calidad de seres humanos que somos. No importa si tienes millonarias cuentas bancarias o seas hijo de un rey, lo cierto es que esta enfermedad ataca por igual y es cuando más como humanidad debemos estar apoyándonos. Sin lugar a dudas una pandemia inusitada nos está enseñando a vivir de una manera más humana y menos artificial, pues mejor para las nuevas generaciones, que podrán aplicar esta lección para diseñar el mundo que vendrá. Hoy tenemos un planeta más sano, más amigable y con especies que creíamos extintas; sin embargo por otro lado también tenemos tristeza por los millones de seres humanos que no lograron ganar la batalla lo cual puesto en una balanza nos servirá para valorar, planificar y educar respecto a cómo queremos vivir en un futuro próximo.

Miles de personas han muerto y otras tantas han padecido esta enfermedad, buena parte del mundo ha estado o está en cuarentena, el curso normal de la vida se ha visto interrumpido, los sucesivos desplomes de las bolsas en todo el mundo tendrán un efecto en las pensiones de los jubilados. Nadie podría decir que hay algo bueno en esta pandemia, ante la cual, literalmente, no queda más que lavarse las manos y esperar en la casa para que deje de propagarse. Esta pandemia ha dejado claro que el mundo necesita incorporar a millones de profesionales de la salud, y llamamos a los Gobiernos a que hagan lo correcto e inviertan en esta maravillosa profesión y observen cómo sus poblaciones se benefician del increíble trabajo que sólo puede hacer ellos al mantenernos con vida, ahí es donde la inversión de recursos millonarios se debe de hacer, no en aeropuertos o en remodelaciones de avenidas, el tema de la salud creo ahora si será tratado con responsabilidad al menos eso quiero pensar.

Personas cercanas me han comentado su preocupación por no tener la solvencia para pagar salarios; otros saben que al terminar la cuarentena no llegarán los clientes por montones a sus negocios, y unos más confían en que podrán salir a flote con el plan de reactivación económica. Sin duda alguna, más allá de los días de encierro, nos espera un largo proceso para alcanzar la estabilidad y superar los desafíos. No podemos hablar de volver a la normalidad, porque nada será igual; sin embargo, sí podemos considerar la posibilidad de ser mejores. Estoy preocupada por la coyuntura, por supuesto, pero también he tenido tiempo de pensar en que no quisiera que mis hijos vivan una situación peor a la que ahora estamos viviendo, considerando las cifras demográficas y un medio ambiente que se deteriora cada vez más.

En definitiva, nos encontramos ante una pandemia que nos introduce súbitamente en un paradigma de incertidumbre, donde constatamos que somos humanos y, como tales, sociales, vulnerables e interdependientes. Todos y todas, hasta los intocables, somos sociales, vulnerables e interdependientes. Sin la seguridad de una tecnología que todo lo puede y lo que no puede hoy lo podrá mañana. Después del coronavirus, que a mi criterio no será erradicado, pero sí controlado, debemos fijarnos la meta de que ningún  asentamiento humano carezca de agua. Sin agua no hay salubridad, y sin salubridad, ya vemos lo que ocurre. Los hospitales deben estar mejor equipados y los médicos y enfermeras merecen un trato más digno por los miles de pacientes que deben atender, porque no tienen acceso a un servicio privado. El otro elemento que debemos tomar en cuenta, posterior al pico de la crisis, es el ahorro. Muchos hogares cuentan con los ingresos necesarios para cubrir los gastos, pero son pocos los que tienen oportunidad de ahorrar. Todos estos puntos son los que debemos tomar en cuenta para formar un nuevo panorama porque definitivamente este 2020 será un año que todos querremos olvidar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: