ISLA DE PASCUA LUCHA CONTRA EL DETERIORO DE SUS MOÁI

ISLA DE PASCUA.- En apenas 100 años, las esculturas de piedra que vigilan el borde costero de la isla habitada más lejana del mundo podrían verse como rectángulos.

Las cabezas gigantes talladas hace siglos por los pobladores de la Isla de Pascua en Chile, que encarnan a los ancestros vivos de los Rapa Nui, afrontan amenazas como la invasión de microorganismos, pérdida de suelos por oleaje, el viento y el libre paso de animales de la ganadería.

El deterioro resulta patente, pero expertos dicen que es posible preservar a los más de 1.000 moái que asombran a los turistas al llegar al territorio polinésico, ubicado a unos 3.700 kilómetros del Chile continental.

Los grupos de moái más famosos, como el “ahu” (plataforma) Tongariki, la cantera de Ranu Raraku y los restos de Orongo, reciben mayores cuidados de expertos y de la comunidad indígena Mau Henu’a, que administra el turístico Parque Rapa Nui.

Pero la isla tiene al menos 30.000 sitios arqueológicos en sus 166 kilómetros cuadrados, en su mayoría expuestos al aire libre con protección insuficiente. Los vestigios, declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO, además son vulnerables a un clima cada vez más extremo. (posta.com.mx)

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: