AMLO Y LA CAJA DE PANDORA SALARIAL

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, intenta cerrar la caja de Pandora de las demandas salariales que él mismo ayudó a abrir cuando duplicó el salario mínimo en las áreas fronterizas con Estados Unidos.

Su compromiso de acabar con la manipulación gubernamental de sindicatos abrió las compuertas a nuevos y más combativos movimientos laborales en un país en donde los sindicatos llevan callados mucho tiempo y una oleada de exitosos paros surgió en enero en 48 maquiladoras _plantas donde principalmente se ensamblan productos de exportación_ en la ciudad fronteriza de Matamoros.

La agitación laboral ya se extendió a otras plantas no dedicadas a la manufactura en la ciudad, limítrofe con Brownsville, Texas. Los trabajadores de industrias locales, por ejemplo de plantas de embotellamiento, exigen el mismo aumento de 20% y bonos equivalentes a 1.650 dólares que los empleados de maquiladoras exitosamente negociaron, y se corre el riesgo de que los paros se extiendan a todo el país.

López Obrador intentó calmar la ola de paros el jueves, diciendo que los sueldos deben aumentar, pero “que no se genere un ambiente de inestabilidad en lo laboral”.

Sus propias acciones provocaron los problemas. En su intento por abordar décadas de salarios reales estancados, después de tomar el mando el 1 de diciembre el presidente duplicó el salario mínimo a 176,20 pesos (aproximadamente 9,30 dólares) en comunidades a lo largo de la frontera estadounidense, en donde el costo de vida es más elevado que en otras partes del país. Eso provocó paros en Matamoros porque muchos contratos de sueldos sindicales en la ciudad estaban indexados a aumentos al salario mínimo. (posta.com.mx)

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: