ESTADOS UNIDOS.- Un turista que descansaba a principios de este mes en un complejo turístico de Fort Lauderdale (Florida, EE.UU.) encontró una cruz de madera de 6 metros de alto que apareció flotando inesperadamente en el mar hacia la playa, informa WSVN.

«No podía creer que flotara hacia nuestros pies hasta donde estábamos nosotros», expresó Greg Gay, el primero en divisar el enorme objeto de madera con restos de pintura blanca y cubierto de crustáceos adheridos a su superficie.

«Me sentí maravillado» añadió Gay, que confiesa que a raíz de ese hecho empezó a creer. Señaló que «algo así sucede una vez en la vida» y que «de haber estado allí 10 minutos antes o 10 minutos después», no hubieran visto la cruz.

Al notar la cruz entre las olas, otros testigos ayudaron a arrastrar el objeto hacia la orilla con ayuda de dos vehículos todoterreno. Desde entonces, se ha convertido en una atracción turística local.